LOS VINOS DE ZAMORA

Mensajes en una botella

Una bodega de la DO de Toro ofrece una forma distinta de hacer un regalo o enviar una felicitación a través de una cápsula que introduce en el envase de sus vinos.

La bodega «Vocarraje» de Morales de Toro ha recuperado una antigua y romántica forma de comunicación: enviar mensajes en una botella. Los envases utilizados son botellas de vino crianza de la marca «Abdón Segovia» que produce esta firma y, en cuyo interior, se introduce una cápsula que contiene el regalo o el mensaje dirigido al destinatario del obsequio. El propietario de la bodega, Abdón Segovia, explicó que el proceso es muy sencillo ya que a las botellas utilizadas, que pueden ser de tamaño magnum, se les extrae el corcho, se vacía un poco de vino y se introduce una pequeña cápsula ecológica en el interior del envase. Posteriormente se entrega la botella de vino, en un estuche de madera, al afortunado destinatario.
Reconoció Segovia que esta novedosa iniciativa surgió a raíz de la invitación de boda de un sobrino y, en colaboración con sus hijas, ideó una nueva forma de entregar el regalo a los novios, en sustitución del «típico sobre» con dinero, e introdujo el regalo en una cápsula que posteriormente fue depositada en el interior de la botella. Esta idea obtuvo un «éxito rotundo» y despertó el interés de algunos invitados por lo que la bodega se planteó incorporar esta idea a su oferta. Destacó Segovia que la bodega se encarga de redactar el texto con el que se quiere felicitar o mandar un mensaje al destinatario de las botellas, regalo que provoca dos sorpresas; la primera al recibir el vino y la segunda sorpresa al abrirlo y brindar y «en la segunda o tercera copa encontrar la cápsula». Esta iniciativa está teniendo, según Segovia, una gran aceptación para felicitaciones, cumpleaños, despedidas de soltero o para bodas ya que «muchas personas en lugar de meter el dinero en un sobre, que ya está muy visto, entrega su regalo en la botella» aunque esta fórmula puede ser utilizada en otras muchas situaciones.

Por otra parte, Segovia destacó que esta iniciativa, además de ofrecer la posibilidad de hacer un regalo de una forma original, ha permitido a la bodega «llegar a sitios en los que no teníamos distribuidores y en los que nuestros vinos no se conocían». En este punto, reconoció que muchas personas que han recibido este obsequio y, tras probar el vino, se han puesto en contacto con la bodega para adquirir más botellas o para informarse sobre el lugar en el que pueden comprar los caldos de «Vocarraje». Con esta novedosa iniciativa, la bodega moralina ha conseguido, por tanto, cumplir un doble objetivo: «vender como novedad este formato y que nuestro vino se conozca».

Por otra parte, Segovia reconoció que hacer regalos y enviar mensajes en una botella es una fórmula novedosa que responde a la necesidad de innovar y «ofrecer un producto diferente al que ofrecen los demás», sobre todo ante una situación de crisis económica. Por este motivo, los responsables de la nueva firma intentan «hacer cosas», de las que «algunas funcionan y otras se aparcan» para ofrecer «algo más» que el resto de bodegas de la Denominación de Origen Toro, al objeto de «poder competir porque hay bodegas que están establecidas y no quedan demasiados huecos en el mercado».

No obstante, Segovia se mostró partidario de mantener la relación calidad-precio de los vinos de la zona para intentar aumentar las ventas aunque es consciente de que «el consumo es corto y limitado y no nos queda más remedio que tirar del carro que, aunque vaya más lento, no se puede parar».

La añada 2010 de los vinos de la DO Arribes del Duero obtiene la calificación de «muy buena» Dieciocho expertos catadores exaltan los caldos zamorano-salmantinos en un acto celebrado en el Parador

«Muy buena». Tal es la calificación otorgada por 18 expertos catadores a la añada de 2010 de la Denominación de Origen Arribes del Duero. La valoración se realizó ayer por la mañana en el patio del Parador Nacional de Zamora, donde los catadores-entre los que se encontraban los presidentes de las asociaciones de sumilleres de Zamora y Salamanca, e asesor técnico del Museo del Vino de Castilla y León, representantes de la Estación Enológica o el periodista Javier Pérez Andrés- probaron blancos, blancos fermentados en barrica, rosados, tintos jóvenes y tintos con diferentes estancias en barrica, desde los tres hasta los seis meses.

De todas las muestras valoradas, 102 fueron calificadas de excelentes, 128 muy buenas y 4 buenas. «Cada año nos aproximamos más al excelente», indicó Carlos Capilla, director técnico del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Arribes del Duero. Después de cuatro calificaciones de la añada, en esta ocasión los vinos se han quedado a 26 puntos de la excelencia.
La sensación de los vinos zamorano-salmantinos entre los catadores fue muy buena. Y así lo ratificó Miguel Ángel Benito, director del Máster Internacional de Sumilleres San Pablo-CEU y asesor técnico del Museo del Vino de Peñafiel, quien no dudó en calificar la variedad Juan García como «el Titanic de los Arribes, el esplendor hecho vino. A partir de 2010 la Juan García va a marcar un hito».

Según Carlos Capilla, el ciclo de la cosecha de 2010 «terminó perfectamente, lo cual se ha demostrado en la potencia de la nariz, la potencia de los aromas de los vinos, colores muy bien integrados, y la relación entre fruta y madera de los vinos que han tenido una permanencia en barrica ha sido fantástica».

La cosecha de 2010 de la Denominación de Origen Arribes del Duero rozó 1,4 millones de kilos, que se traduce en torno a un millón de litros y unas 600.000 botellas en el mercado.

Y aunque el local y el regional es el espacio preferente donde se consumen estos vinos, «está funcionando muy bien Cataluña, y nos estamos abriendo al mercado internacional tanto en Europa como en Estados Unidos y Japón».

Reconocida como D. O en el año 2007, los vinos de Arribes del Duero han experimentado «un crecimiento importante», según Carlos Capilla, conseguido «gracias a una buena calidad y a un precio muy competitivo en el mercado, que es lo que busca el consumidor».

Respecto a la cosecha de este año, con 460 hectáreas inscritas, Carlos Capilla avanzó que «pinta fantásticamente bien». Y aunque la Juan García se puede considerar como el «buque insignia» de la Denominación, es destacable también la pujanza de las uvas blancas de Malvasía, tinto de Tempranillo o Rufete. El responsable técnico confirmó también la próxima modificación del reglamento para incluir la variedad Bruñal en la Denominación de Arribes del Duero.

ELIGIR IDIOMA
CASTILLA Y LEON
CASTILLA Y LEON
IR A ESTA WEB
IR A ESTA WEB